Gorros de Lana

Comprar un gorro de punto

El invierno es una de las estaciones más populares del año. No solo por las fechas festivas que suelen acompañarlo, también por la climatología que acostumbra a traer temperaturas muy bajas y alguna que otra precipitación en forma de nevada. De hecho, cualquier estampa invernal que se precie tiene una montaña con la cumbre totalmente blanca.

Precisamente la nieve es la que posibilita que las estaciones de esquí se llenen de gente dispuesta a mostrar sus habilidades ladera abajo. También hay los que prefieren pasear simplemente y evitar un posible percance en forma de lesión.

De cualquier forma, ya sea practicando deporte o disfrutando del paisaje, es importante ir bien protegido y abrigado para no pasar frío. Y una de las prendas por excelencia de las estaciones de esquí, las montañas en estas épocas estivales y en general del invierno es el gorro.

Los hay elaborados de múltiples materiales, con acabados originales o incluso forrados, pero los mejores y más calentitos son los gorros de lana.

el mejor gorro de lana

El material del que están elaborados estos gorros proviene de la oveja. Para conseguirla se esquilma a este animal, un proceso que se asemeja, aunque con diferencias y matices, a un rapado de pelo convencional.

La calidad de la lana dependerá del tipo de oveja del que se haya obtenido, también su uso, puesto que el grosor del pelo de las ovejas, como el de los seres humanos, es diferente. De esa forma, para fabricar una alfombra, por ejemplo, no se utilizará la misma lana que para un paño.

Una vez que se obtiene se puede teñir para conseguir que adquiera un tono determinado. Para este proceso se pueden emplear diferentes materiales como: cebolla, remolacha o alguna planta. En caso de que se busque que alcance un color concreto se usarán tintes que, en muchos casos, son artificiales.

caracteristicas de la lana

La lana cuenta con unas características concretas que la convierten en especial. A saber: elasticidad, flexibilidad y resistencia, entre otras.

La estructura helicoidal (en forma de hélices) de las moléculas es la que posibilita la gran elasticidad de la lana. Por mucho que estires un gorro de lana, salvo que llegues a romperlo, este volverá a su estado original, manteniendo así su largo.

Los procesos de producción relacionados con este material provocan que la lana se extienda mucho antes de romperse. Si no fuese gracias a la resistencia del material, probablemente el producto tendría que ser desechado durante o después del proceso de producción ya que no lo soportaría.

 Y por último, aunque no por ello menos importante, está la flexibilidad, que permite que las fibras se doblen con suma facilidad propiciando tejidos resistentes, especialmente durante el hilado y tejeduría.

tipos de gorro de lana

Si bien podríamos clasificarlos según su material, forma de elaboración o incluso su uso, ya que existen gorros para bebés que se visten todo el año, hemos preferido centrarnos en la forma del gorro. En este sentido destacamos: gorro tradicional, beanie, con orejeras, beret o pasamontañas.

El gorro tradicional es aquel que tiene un pompón en la coronilla. Suelen ser holgados, aunque hay quien prefiere llevarlos un poco más ajustados e incluso los puedes encontrar hoy en día en versión oversize.

El beanie es el gorro sin pompón. Normalmente se presenta más ceñido a la cabeza, pero mantiene la forma redonda de la prenda original.

Los gorros con orejeras, como su nombre indica, contienen unas solapas a los lados que cubren las orejas. Los más reconocibles son los que tienen pelo por dentro, lo que les da una sensación de calor y comodidad todavía mayor. En ocasiones cuelgan de las orejeras una especie de cordones para atarlo y que recoja, también, parte de la cara.

La boina o también llamada beret tiene una forma achatada, casi plana. Es una prenda más estilística que para protegerte ante una temperatura adversa.

Y por último están los pasamontañas, que cubren prácticamente toda la cara. Hay versiones infantiles con formas de animales que los hace divertidos.

como elegir el mejor gorro de lana

Saber qué gorro escoger depende un poco de la ocasión. Como ya hemos clasificado previamente, hay gorros para todos los gustos, algunos más tradicionales y otros más modernos, así que la elección, en primer lugar, dependerá del gusto de cada uno.

Queda claro, eso sí, que un gorro tipo boina no ayudará mucho si nuestra intención es no pasar frío mientras hacemos snowboard. Lo mismo que un gorro pasamontañas no encajaría en una cena de empresa.

Si abogamos por la calidad, basta con que nos fijemos en la etiqueta de la prenda antes de comprarla ya que allí encontraremos la cantidad de lana que se ha empleado para elaborarlo 

Y a más lana, mayor precio. De tu capacidad económica dependerá la elección.

error: